DevOps: Procesos continuos hacia un objetivo en común


DevOps: Procesos continuos hacia un objetivo en común

 

Tender puentes entre desarrolladores y operadores trae consigo una mejor comunicación en primera instancia. Los resultados aparecen más rápido con una mayor calidad y un menor costo. Esto es lo que se consigue al generar un entorno DevOps y en IT Institute te conducimos por las mejores rutas para lograr este enlace.

 

Conectar equipos de desarrollo con los responsables de la operación de una manera más eficiente. Es la esencia del cambio cultural que significa DevOps. En ese sentido, alinear la comprensión de objetivos aumenta la velocidad de resultados con mejor calidad.

 

DevOps significa colaborar en armonía. Crear y liberar dentro de un ambiente de entendimiento, de confianza y excelencia en los procesos. Permite que los equipos de desarrollo y de operaciones cuenten con todo lo necesario para experimentar el mejor desempeño.

 

Clima evolutivo

 

Como cambio en la cultura de la organización, DevOps ofrece un entorno donde la revisión continua de calidad minimiza errores. Porque aplicar soluciones oportunas es parte de la forma como se hacen las cosas.

Un cambio que funciona como plataforma para que la automatización de prácticas sea realmente eficiente. Donde puede medirse la productividad, el curso y resoluciones de una petición, así como los arreglos de incidentes. Visibiliza las soluciones que mejoran la calidad para trabajar en un clima de optimización continua. Donde es posible habilitar los mecanismos necesarios para contribuir con ideas que sumen en la progresión de resultados.

 

Colaboración crucial

 

DevOps es una cultura empresarial que marca un paradigma de colaboración entre departamentos. Fomenta agilidad y empatía de tal forma que las áreas reconocen la función y el propósito del equipo de trabajo que las integra.

El  feedback continuo activa una comunicación fluida. Brinda una característica funcional que repercute en transiciones y despliegues organizados y congruentes entre áreas. Así, donde antes había una frontera que delimitaba su propósito, ahora se conjugan para avanzar juntos hacia la meta. Se trata de la interconexión que marca una gran diferencia para el desarrollo y despliegue de productos y servicios.

De esta forma DevOps provoca un contexto para usar técnicas y herramientas apropiadas de integración continua, pruebas y automatización de manera más productiva. Un cambio que beneficia a la organización como parte de una estrategia gradual. Un despliegue donde la tecnología se adapta a las necesidades de la empresa.

 

En suma, DevOps genera desarrollos más rápidos y eficientes, aumentando la calidad con un menor costo. La organización inmersa en DevOps se encuentra en un ambiente de ciclos iterativos que buscan y encuentran de forma consciente el incremento de valor en la mejora continua.

 

En IT Institute aprende a generar un entorno DevOps, potenciando la compatibilidad mediante una colaboración estable y en armonía. Para mayor información sobre el curso da click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *